Etiquetas

, ,

Ingredientes:

1 coliflor

sal

salsa bechamel (leche, mantequilla, harina, nuez moscada y pimienta)

queso rallado

mantequilla

Preparación:

En una cacerola  con agua, ponemos la coliflor limpia y separada en ramitos y sin hojas. A la agua le habremos añadido sal. Ponemos a hervir. Una vez cocida la sacamos con cuidado para que no se rompan los ramitos, dejamos que se escurra y lo ponemos en una fuente de horno que previamente la hemos engradado con mantequilla.

Hacemos la salsa bechamel:

Ponemos a derretir en una cazuela como una nuez de mantequilla a fuego suave, cuando este, se le añade como una cucharada de harina y removemos para que se junte bien con una varilla o espátula. Cuidado que no se queme la harina, ya que da mal sabor a la bechamel. Vamos echando poco a poco la leche (como un vaso  y un poco más aproximadamente) y removiendo continuamente para que no se formen grumos. Si se hacen grumos, yo le paso la batidora. Salpimientamos y espolvoreamos la nuez moscada al gusto. Dejamos que hierva . Dependiendo del uso que le vamos a dar se añadirá más o menos harina, según queramos que nos quede más o menos ligera.

Si vemos que nos hemos pasado de leche y queda muy líquida, lo que hago es en un vaso pequeño le añado una cucharada de harina disuelto en un poco de agua y se le añade a la cazuela, removiendo continuamente. Dejamos que cuezca.

Una vez hecha la bechamel, cubrimos con ella la coliflor. Espolvoreamos el queso rallado y gratinamos al horno.

Algunas veces, le añado a la salsa bechamel ya hecha, unos trocitos de panceta curada frita previamente.

Anuncios